El cortejo o noviazgo no puede proporcionar una indicación de los problemas que se pueden desarrollar más adelante en la relación. La persona con síndrome de Asperger puede haber desarrollado una experiencia superficial en el romance y en las citas mediante la observación y la imitación cuidadosa a los actores de televisión o el cine. Algunas parejas confiesan que nunca vieron a la persona real antes de casarse y después de la boda, la persona deja de actuar aquel personaje tan atractivo, para mostrarse tal cual es. Como una mujer dijo: “Él ya había obtenido el premio y no tenía que seguir fingiendo más.”




Hay muchos posibles problemas en la relación. A menudo, lo que fue entrañable en el inicio más tarde se convierte en un problema. El optimismo inicial de que la pareja con el síndrome de Asperger va a cambiar poco a poco y va a ser más maduro emocionalmente y más social se puede disolver en la desesperación que sus habilidades sociales son estáticas debido a la motivación limitada a ser más sociable. Esto puede ser debido al esfuerzo intelectual necesario para socializar, al agotamiento, y a un miedo de cometer un error social. El contacto social de la pareja con los amigos puede disminuir lentamente. La pareja con el síndrome de Asperger no quieren o no necesita el mismo grado de contacto social que disfrutaron durante el noviazgo. La pareja de una persona con el síndrome de Asperger va a tener que resignarse a reducir el contacto con sus familiares, amigos y compañeros de trabajo por el bien de la relación. Así ellos absorben gradualmente las características del síndrome de Asperger en su propia personalidad.



El problema más común de una pareja con el Síndrome de Asperger es el sentimiento de soledad. La pareja con el síndrome de Asperger puede contentarse con su propia compañía durante largos períodos de tiempo. Y aunque vivan juntos, las conversaciones pueden ser pocas, e involucrar principalmente el intercambio de información en lugar de un disfrute de la compañía del otro, las experiencias o las opiniones compartidas. Como un hombre con el síndrome de Asperger señaló: “Mi placer no viene de un intercambio emocional o interpersonal”.

asperger pareja

En una relación neurotípica, existen expectativas de expresiones regulares de amor y afecto. Chris, un hombre casado con una mujer con el síndrome de Asperger, explicó:

Tengo una enorme dificultad para expresar mi afecto. No es sólo un problema de sentirme avergonzado o cohibido. Entiendo que esto puede ser difícil de comprender, pero necesito un gran esfuerzo de voluntad para decirle a mi esposa lo que siento por ella. (Slater -Walker y Slater -Walker 2002, p.89)

Su esposa añadió sus comentarios a las palabras y gestos poco frecuentes de su marido que expresan sentimientos de amor:

Chris me dijo una vez que él me amaba. Desde entonces he descubierto que no es necesario que la persona con Asperger repita estas pequeñas intimidades con frecuencia en una relación, se ha dicho una vez y eso es suficiente. (Slater -Walker y Slater -Walker 2002 , p.99)

Para la persona con síndrome de Asperger, la reiteración frecuente de los hechos evidentes o conocidas es ilógico.

La pareja de una persona con Síndrome de Asperger sufre privación de afecto que puede ser un factor que contribuye a la baja autoestima y la depresión. La pareja neurotípica es metafóricamente una rosa tratando de florecer en un desierto de afecto (Long 2003). La pareja con Síndrome de Asperger quiere ser un amigo y un amante, pero no tiene idea de cómo hacerlo bien (Jacobs 2006).





Una encuesta reciente a mujeres que tienen un compañero con el síndrome de Asperger incluyó la pregunta ” ¿Tu pareja te ama? ‘ Y el 50 por ciento respondió:” No lo sé ” (Jacobs 2006 ). Lo que faltaba en la relación fueron las palabras cotidianas y los gestos de afecto , expresiones tangibles del amor. Las personas con síndrome de Asperger tienen dificultades con la comunicación de las emociones, y esto incluye el amor. Cuando una mujer le dijo a su marido con el síndrome de Asperger, “Nunca demuestras que te intereso”, él respondió: “Bueno, te pinte la cerca, ¿no?” La persona con síndrome de Asperger puede expresar su amor en términos muy prácticos, o bien, para cambiar una cita de Star Trek (Spock, mientras examina a una extraterrestre: «esta viva, Jim, pero no una vida como la conocemos”) Así en el síndrome de Asperger, hay amor, pero no como lo conocemos.

Una metáfora de la necesidad y la capacidad de afecto puede ser que las personas neurotípicas tienen un cubo que necesita ser llenado, mientras que las personas con síndrome de Asperger tienen una taza que se llena rápidamente. La persona con síndrome de Asperger no puede expresar suficiente afecto para satisfacer las necesidades de su pareja. Sin embargo, he conocido relaciones donde la pareja con el síndrome de Asperger expresa afecto con demasiada frecuencia, aunque esto puede ser más como un aspecto de una ansiedad severa y la necesidad de consuelo maternal. Como un hombre con el síndrome de Asperger dijo: “Nos sentimos y demostramos afecto pero no lo suficiente y con la intensidad equivocada” La persona con síndrome de Asperger puede ser excesivamente apegada o distante.

Durante los momentos de angustia personal, cuando se esperaría la empatía, las palabras y los gestos de afecto como un restaurador emocional, la pareja neurotípica es dejada sola para ‘superarlo’. He tomado nota de que este no es un acto de crueldad, la pareja con el síndrome de Asperger es, probablemente, muy amable, pero en su mente, la restauración emocional más eficaz para él es la soledad. Ellos a menudo describen cómo se percibe un abrazo como un apretón incómodo y no significa automáticamente que se sientan mejor. De hecho, el comentario de la pareja neurotípica puede ser que abraza a un compañero con el síndrome de Asperger como si abrazará a un trozo de madera’. La persona no se relaja ni disfruta de la cercanía y el tacto.

asperger amor

 

Estar solo es a menudo el principal mecanismo de recuperación emocional para las personas con síndrome de Asperger, y éste puede suponer que es también el caso de su pareja. También pueden no saber cómo responder, o el miedo que la situación empeore . Observé una situación donde un marido con el síndrome de Asperger estaba sentado junto a su esposa, que estaba llorando . Se quedó quieto y no ofreció ninguna palabra o gestos de afecto. Más tarde, cuando me referí a esta situación con él, y le pregunté si se dio cuenta de que su mujer estaba llorando , él respondió: ” Sí, pero yo no quería hacer las cosas mal.

Pueden haber problemas relacionados con la intimidad sexual. La persona con síndrome de Asperger no puede, por naturaleza, ser una persona romántica que entiende el valor en una relación de una atmósfera amorosa, el juego previo y el contacto físico cercano. Ron , un hombre con el síndrome de Asperger, dijo: “La intimidad significa para mí ser invadido o abrumado. Jamás experimenté una química sexual gratificante con nadie.” También puede haber experiencias sensoriales en los momentos de intimidad sexual que se perciben como desagradable por la persona con síndrome de Asperger, lo que afecta el disfrute de ambos.

El conocimiento sobre la sexualidad también puede ser limitado, o el material de consulta, fuente de preocupación. Los hombres con síndrome de Asperger pueden considerar la pornografía como una guía autorizada para la actividad sexual, y las mujeres con síndrome de Asperger pueden utilizar la telenovelas o culebrones de televisión como una guía autorizada en las relaciones íntimas. A menudo las parejas de las mujeres con Síndrome de Asperger pueden tener dificultad para tener una relación romántica y apasionada con alguien que a menudo las considera como “su madre”, y que pueden tener la madurez emocional de un adolescente.




Otras veces, la sexualidad puede ser un interés especial en cuanto a la adquisición de información y el interés por la diversidad y la actividad sexual. El deseo de tener relaciones sexuales y la intimidad sexual puede ser excesivo, casi compulsiva. Sin embargo, la pareja de un hombre o una mujer con el síndrome de Asperger es más probable que este preocupado por la falta de deseo sexual en lugar de un exceso. La pareja de una persona con el síndrome de Asperger puede ser asexual una vez que él o ella tienen hijos o una vez que la pareja misma se han comprometido formalmente en la relación. En una sesión de terapia de pareja, la pareja de un hombre con el síndrome de Asperger estaba visiblemente angustiada al decirme a mí que ella y su marido no había tenido relaciones sexuales por más de un año. Su marido, que tiene el síndrome de Asperger, parecía estar confundido y le dijo: “¿Para qué quieres sexo cuando ya tenemos suficientes hijos?”

Hay otros problemas. En la sociedad occidental moderna, hemos tendido a sustituir la palabra esposo o esposa con la palabra pareja. Esto es un reflejo del cambio de actitudes hacia las relaciones. Justificadamente las mujeres de hoy ya no se contentan con su pareja como un mero proveedor de los ingresos para la familia. Ellas esperan que su pareja comparta la carga de trabajo en el hogar, las tareas domésticas y el cuidado de los hijos, y ser un compañero en términos de la conversación, el intercambio de experiencias y el apoyo emocional. Compartir, y ser un mejor amigo, no son atributos fáciles para lograr para una persona con síndrome de Asperger.

asperger amor problemas pareja

Puede haber problemas con la capacidad de la persona con síndrome de Asperger para manejar la ansiedad, y esto puede afectar a la relación. La pareja puede llegar a ser muy controladora, y la vida de toda la familia se basará en rutinas rígidas. Las parejas con el síndrome de Asperger pueden imponer su voluntad, sin consultar con su pareja neurotípica, que se resiente de ser excluido de las decisiones importantes, tales como la reubicación o cambio de carrera. Para los adultos con síndrome de Asperger que siguen teniendo problemas con la función ejecutiva, La pareja neurotípica a menudo tiene que tomar la responsabilidad de la economía familiar, el presupuesto y la resolución de los problemas de organización e interpersonales que se han desarrollado en la situación laboral de la pareja. Esto se suma a la tensión, e estrés y la responsabilidad de la pareja neurotípica.

En cualquier relación, es inevitable que haya áreas de desacuerdo y conflicto. Desafortunadamente, las personas con síndrome de Asperger pueden tener un historial y una gran capacidad al limite para manejar el conflicto con éxito. Ellos pueden tener un rango limitado de opciones y pueden no ser expertos en el arte de la negociación, o la aceptación de otros puntos de vista o acordar un compromiso. Tienen una incapacidad para aceptar la responsabilidad incluso parcial. Sus parejas a menudo se quejan que “nunca es su culpa”, “siempre me culpa” o “siempre me critica”, “nunca me anima”. Puede haber abuso verbal, especialmente como respuesta a la crítica percibida, con una aparente incapacidad para mostrar remordimiento, de perdonar u olvidar. Esto puede ser debido a una dificultad con la comprensión de los pensamientos, sentimientos y perspectivas de los demás, una característica central del síndrome de Asperger. La persona con síndrome de Asperger también puede tener problemas con el manejo de la ira y complicar aun más la relación.




En una reciente encuesta de parejas entre un hombre con el síndrome de asperger y una mujer neurotipica, se indica que la relación tiene diferentes efectos en la salud de cada miembro de la pareja (Aston 2003). La mayoría de los hombres con el síndrome de Asperger sintieron que su salud mental y física había mejorado significativamente debido a la relación. Ellos declararon que se sentían menos estresados y preferirían estar más en la relación que solos. Habían logrado una satisfacción interna con la relación.

Por el contrario, la gran mayoría de las esposas neurotípicas de hombres con síndrome de Asperger declararon que su salud mental se había deteriorado de manera significativa debido a la relación. Se sentían agotadas y emocionalmente descuidadas, y muchas reportaron signos de una depresión clínica. La mayoría de las encuestadas en la encuesta también indicó que la relación había contribuido al deterioro de su salud física.

Así, la relación fue considerada como una contribución a la mejora de la salud mental y física por parte de la mayoría de hombres con el síndrome de Asperger, pero no para sus esposas neurotípicas. Esto explica la percepción de muchos hombres casados con Asperger que la relación está muy bien, pero no pueden entender por qué son criticados. La relación está muy bien para sus necesidades, mientras que sus esposas se sienten más como un ama de casa, una contadora y figura materna.
The Complete Guide to Asperger’s Syndrome

Próximo Articulo – Síndrome de Tourette como conmorbilidad del asperger




Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here