Todo depende de nuestra perspectiva. No es lo mismo pensar que mañana te vas a morir a pensar que hoy aún sigues vivo. No es lo mismo pensar que te queda medio vaso de agua lleno a que ya te has bebido ya la mitad. Y sí, el típico ejemplo del vaso, pero que resulta ser bastante importante. Matemáticamente hablando, es lo mismo tener medio vaso vacío que tener medio vaso lleno. Psicológicamente, no lo es. Tener medio vaso lleno te hace pensar que aún tienes lo que necesitas, que aún tienes una oportunidad y por tanto, que aún puedes motivarte para conseguir lo que sea que necesites o quieras. Tener medio vaso vacío implica lo contrario; se te están acabando tus oportunidades rápido, te quedan pocas y por tanto te vienes abajo, porque piensas que no lo vas a conseguir. Sin embargo, ambas situaciones son iguales. Es el cómo lo mires lo que conseguirá que, uno, te llenes de energía positiva, o dos, caigas en una «minidepresión» (o depresión entera, si hablamos de casos extremos).

Dadme motivos para ver el vaso de una forma y no de la otra.

Tengo síndrome de Asperger y tengo dos opciones: pensar que soy inferior al resto porque no tengo la misma capacidad para socializar y demás historias que el resto, o, pensar que estoy en las mismas condiciones que el resto, solo que mi camino para llegar al mismo objetivo se realizará por un sendero diferente, del cual puede que aprenda y disfrute muchísimo.

Tengo síndrome de Asperger y puedo pensar que mi hipersensibilidad me impide salir de fiesta con mis amigos, o puedo pensar que puedo salir de fiesta, divirtiéndome y sintiendo las cosas de una forma diferente. Puedo ser enemiga de mi hipersensibilidad, o puedo aliarme con ella y hacer un trato: cuando yo esté de fiesta, no vas a molestar. Cuando esté en casa tranquila te dejaré salir un rato.

Tengo síndrome de Asperger y puedo pensar que no sé concentrarme porque me despisto en seguida, o puedo pensar que si encuentro un lugar donde esté tranquila, no me desconcentraré.

Tengo síndrome de Asperger… y puedo pensar que no entiendo el lenguaje porque hablan muy rápido y mi mente no funciona, o puedo pensar que seguro que hay una forma de entenderlo y puedo atreverme a descubrirla. Puedo pensar que si le pido que hable más despacio quizás lo haga y yo lo entienda, y que si no lo hace, es que la persona no es de mi interés.

Tengo síndorme de Asperger y puedo pensar que no sirvo para este mundo y por tanto no tiene sentido vivir aquí, o puedo pensar que este mundo me necesita porque yo hago que el mundo se enriquezca de cosas diferentes.

476726308

Tengo síndrome de «ser persona» y puedo dejar que mi mente me controle o puedo aprender yo a controlarla a ella.

Hay que diferenciar entre realidad y perspectiva. La realidad es la misma. La forma en la que tú te enfrentas a ella es lo que cambia. Hay que ser realista, pero, ¿como vas a enfrentarte a ella? ¿pensando que es el fin del mundo o viendo que siempre hay formas para llegar a nuestro objetivo, aunque estén muy escondidas?

Recuerda que la culpa no la tiene nadie. Recuerda que no ocurre lo que ocurre porque tu hijo, hermano, amigo, novio, novia, o tú mismo tenga Asperger. Recuerda que ocurre lo que ocurre porque te estás dejando llevar por tus pensamientos, que a veces distorsionan la realidad.

Aprende a controlar a tu mente y evadirte de esos pensamiento que distorsionan la realidad. Con una sonrisa, las cosas siempre se afrontan mejor.

Colaboración – Diario de un Asperger (Elsa, España)

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here