Los medicamentos específicos para el síndrome de Asperger no existen en la actualidad y de hecho, jamás llegarán a ser una realidad. Actualmente no hay evidencia alguna de la posibilidad de un tratamiento farmacológico exitoso y duradero para los principales problemas entorno al síndrome de Asperger. Dicho esto, hay que tener en cuenta que la situación no es muy diferente a la mayoría de los cuadros psiquiatricos en la actualidad. Muchas personas con los llamados trastornos de la personalidad padecen de manera crónica problemas de adaptación psicosocial y a menudo graves, para los que no existe ningún medicamento disponible.


También es importante recordar que si bien no existe ningún medicamento para el síndrome de Asperger, pueden haber disponibles algunos fármacos útiles para algunos de los problemas más graves y comunes asociados con el síndrome
de Asperger tales como la depresión, los fenómenos obsesivo-compulsivos, la fobia social, el deficit de atención y los cambios de humor. Cada vez son más frecuente éste tipo de tratamientos, ya sean farmacológicos o no, pero no son exclusivos de ningún
síndrome en específico. Más bien, deben estar dirigidos a los síntomas particulares, y pueden ser útiles en una variedad de síndromes clínicos.
La Medicación neuro-psico-farmacológica en el Síndrome de Asperger no debe ser prescrito por médicos que no conozcan bien el espectro de problemas asociados con este diagnóstico.
Los Inhibidores en la recaptación de la serotonina (ISR).

medicacion asperger

Hay un grupo de agentes farmacológicos que a menudo se denominan colectivamente comoinhibidores de serotonina (ISR). También algunas veces son llamados como Inhibidores en la recaptación de la serotonina (ISRS) para distinguirlos de los medicamentos
más antiguos que afectan la serotonina, y que tendía a ser mucho menos específico en su acción. Sin embargo, investigaciones recientes han demostrado que estos medicamentos no son tan "específicos" como se creía en primer lugar, y el término SRI era
por lo tanto utilizado aquí , en lugar de los ISRS. Los IRS también son conocidos como "los nuevos antidepresivos".
Los medicamentos más comúnmente usados en este grupo son el citalopram, la sertralina, la fluoxetina, la fluvoxamina, y la paroxetina. Son eficaces en el tratamiento de la depresión leve a moderada, los síntomas obsesivo-compulsivos y la fobia social. Estos problemas son muy comunes en el síndrome de Asperger y el IRS a menudo son muy eficaces en la reducción de este tipo de problemas en las personas con trastornos del espectro autista. Hay una impresión clínica, aunque aún no confirmada por los estudios formales, que los déficits de atención también pueden verse afectados positivamente por esta clase de
medicamentos.
Hay algunos efectos secundarios (incluyendo somnolencia, problemas gastrointestinales, aumento de peso y agresividad), pero estos son relativamente leves y por lo general se pueden reducir al mínimo comenzando a dosis muy bajas, con incrementos muy
pequeños, cada tres días más o menos.

En los casos del síndrome de Asperger con estado de ánimo depresivo y/o esteriotipeas o tics o de otro tipo de conductas obsesivas-compulsivas, estos medicamentos podrían ser considerados, y hay una buena probabilidad de que los beneficios clínicos serán mayores que los posibles inconvenientes. Los pacientes a menudo quedan sorprendidos por la superación de su bajo estado de animo y sus obsesiones severas. A pesar que no se han publicado estudios, hoy existe una considerable experiencia clínica que sugiere que el citalopram, la paroxetina, la fluoxetina, la sertralina y la fluvoxamina pueden ser utilizados con seguridad para atacar a la depresión y los comportamientos obsesivo-compulsivos en el síndrome. Muchos médicos especializados en adolescentes y adultos con síndrome de Asperger piensan que SRI puede contribuir a la mejora de los déficits sociales subyacentes en los trastornos del espectro autista. Esto todavía tiene que ser corroborado por estudios empíricos
sistemáticos, pero la convención clínica es tan extendida que es muy común que las personas con síndrome de Asperger sean tratados con los IRS en un intento de aliviar los problemas de deficit social.Existe poca información sobre los efectos de estos medicamentos en los niños menores de 8 años, por lo que no debe utilizarse en los niños de 7 años o menos (salvo casos excepcionales). Yo muy rara vez utilizaría estos medicamentos en cualquier niño menor de 12 años.
A menudo es una buena idea comenzar con una dosis muy baja (por ejemplo, 5 a 10mg de fluoxetina, aumentando cada 3 días la dosis si se reducen los síntomas y no hay efectos secundarios y si los hay sean menores. Para el estado de ánimo deprimido y la fobia social, la dosis a menudo se puede mantener a un nivel muy bajo (por ejemplo, 10-30 mg de fluoxetina al día y una dosis correspondiente para los otros agentes). Para los problemas obsesivo-compulsivos, la dosis puede ser aumentada muy por encima de estos niveles (incluyendo a 100mg de fluoxetina o más al día). La necesidad de tratamiento a menudo deben continuar por un año o más. Para los síntomas obsesivo-compulsivos, la terapia cognitivo-conductual por lo general debe iniciarse junto al tratamiento con medicamentos.

Los "viejos" antidepresivos

Los antidepresivos tricíclicos, llamados a menudo como "los viejos antidepresivos" (por ejemplo, imipramina y amitriptilina) son probablemente más eficaces que los nuevos medicamentos para la depresión. La Clomipramine parece tener un efecto
particularmente notable en los síntomas obsesivo-compulsivos.
Sin embargo, los efectos secundarios severos y graves son comunes y limitan la utilidad clínica de esta clase de medicamentos.
Sin embargo, de vez en cuando uno de los fármacos de este grupo puede estar acertado y muy util, como en los casos de depresión severa o de síntomas obsesivo-compulsivos.
Los nuevos neurolépticos
Los llamados "nuevos neurolépticos" (también denominados «neurolépticos atípicos»), en particular la risperidona y la olanzapina, ahora son de uso común en el tratamiento de los síntomas esquizofrénicos y psicóticos. Ellos ejercen algunos de
sus efectos a través de la acción sobre las neuronas dopaminérgicas en el cerebro. En comparación con los "antiguos neurolépticos" (ver más abajo), tienen menos efectos secundarios graves, pero un marcado aumento de peso puede ser un problema
clínico importante.

antodepresivos
Estos fármacos son en algunos casos muy eficaces en la reducción de la agresividad, y pueden ser recetados en el síndrome de Asperger por esta razón. La dosis debe reducirse al mínimo. A partir de dosis de 0,5 mg, aumentando a no más de 3 mg en
adolescentes y adultos con síndrome de Asperger con ataques agresivos graves son por lo general bien tolerados y en ocasiones muy eficaces. Esta medicación no se debe continuar por períodos de más de un par de meses - por lo general con el fin de
lograr " la ruptura de un círculo vicioso".

La somnolencia puede ser un problema moderado en algunos individuos, pero por lo general no es grave. La cognición en general, no parece verse afectada negativamente. El aumento de peso -quizás especialmente con medicamentos como la olanzapina- es bastante común, y en mi experiencia, se convierte en un problema de tratamiento, lo que limita la utilidad de los medicamentos, por lo menos en todos los demás casos.
La clozapina es otro "neuroléptico atípico", que rara vez se utiliza en el Síndrome de Asperger, debido a su tendencia a inducir discrasias sanguíneas que amenazan la vida de las células de la sangre. En raras ocasiones, se usa, y cuando es tolerado, puede ser muy beneficioso.
En general, los nuevos neurolépticos son rara vez indicados en el tratamiento del síndrome de Asperger, pero uno debe considerarlos por sus propiedades anti-agresivas en ocasiones relativamente raras cuando la agresión es el principal problema.




Los antiguos neurolépticos

Los "antiguos neurolépticos" (también denominados "neurolépticos típicos"), particularmente haloperidol y tioridazina, todavía se utilizan en el tratamiento de los síntomas de la esquizofrenia, la psicosis y tics. Ellos tienen algunos efectos
beneficiosos documentados sobre estereotipias y aislamiento social en el autismo, pero rara vez se utilizan en los trastornos del espectro autista, a causa de un riesgo relativamente alto de efectos secundarios neurológicostales tales como:
- Embotamiento cognitivo.
- La torsión aguda del cuello.
- Incapacidad para sentarse.
- Movimientos involuntarios de varias partes del cuerpo, incluyendo torsión de la lengua y los músculos alrededor de la boca).
Estos deben utilizarse con moderación, en todo caso, en el síndrome de Asperger. Incluso en los casos de confusión aguda, que suelen responder favorablemente al tratamiento con este grupo de fármacos, a menudo es aconsejable mantener una actitud de
cautela. La mayoría de las personas con síndrome de Asperger que desarrollan estados de confusión se recuperan tan pronto como se eliminan o disminuyen los factores de estrés psicosocial. (Sin embargo, los episodios maníacos, que pueden ocurrir en el
síndrome de Asperger, no suelen responder bien a este tipo de intervención aislada.)
Cuando el síndrome de Asperger es comórbido con tics severos y debilitantes, una dosis de haloperidol (entre 0,5 hasta 4 mg una vez al día) puede estar indicado. En mi experiencia, para este tipo de síntomas, el haloperidol es generalmente bien tolerado y eficaz en la reducción tanto de los tics motores como en los tics vocales.




Estimulantes Centrales.

Durante mucho tiempo, la "sabiduría general" era que los estimulantes centrales estaban contraindicados en el autismo (y por lo tanto, casi por definición, en los trastornos del espectro del autismo, incluyendo el síndrome de Asperger). Esto se basa principalmente en la experiencia con pacientes con la combinación de autismo y retraso mental severo.
Nuevos estudios han demostrado que los estimulantes centrales a veces pueden ser muy eficaces en el tratamiento de los síntomas graves de atención con trastornos del espectro autista, incluyendo el síndrome de Asperger. Un estudio sueco controlado con placebos relativamente a largo plazo revelaron efectos positivos duraderos en estos síntomas durante un período de 15 meses, independientemente de si la persona afectada tenía trastornos del espectro autista o no. Las dosis recomendadas para el Deficit de Atención son apropiados y deben ser juzgados en los individuos con síndrome de Asperger que tienen problemas graves de discapacidad en el ámbito de atención, hiperactividad e impulsividad.

Los fármacos antiepilépticos

Un pequeño porcentaje de todas las personas con Síndrome de Asperger tienen epilepsia, y algunos de ellos necesitará medicación antiepiléptica . En mi experiencia, el ácido Valproico y la Lamotrigina son los dos agentes que tienen la menor cantidad de efectos secundarios graves. La Carbamazepina, aunque a menudo bien tolerada, puede algunas veces provocar grados más pronunciados de ritualismo. Drogas de los grupos de barbitúricos y benzodiazepinas pueden provocar hiperactividad, agresividad, embotamiento cognitivo e incluso aumentar los síntomas autistas. Sin embargo, en general, los mismos principios
que se aplican en el tratamiento de la epilepsia en individuos sin el síndrome de Asperger deben guiar las intervenciones en las personas afectadas por la combinación del síndrome de Asperger y la epilepsia.

antiepilepticos

Litio

Un pequeño grupo de personas con síndrome de Asperger también se ven afectados por la enfermedad maníaco-depresiva o "trastorno bipolar". A veces es necesario para tratar los cambios de humor con litio. Al igual que con los antiepilépticos, los principios desarrollados para el tratamiento de la enfermedad maníaco-depresiva se aplican tambien en el síndrome de Asperger. En mi experiencia, el impulso a rutinas y rituales relacionados con el síndrome de Asperger pueden ser muy útiles para asegurar el buen cumplimiento del tratamiento con litio como un riguroso programa.

Otros medicamentos

En los trastornos del espectro autista son muy frecuente las reacciones inesperadas o adversas a los medicamentos administrados, o la falta de respuesta a las dosis habituales, reacciones extremas a dosis pequeñas o exacerbación de los problemas y síntomas específicos de la contra-indicación. Clínicamente, esto parece ser el caso del Síndrome de Asperger, lo que significa que el médico prescriptor debe mantener una actitud cuidadosa como e ir muy debajo (o en caso contrario, por encima) de las dosis recomendadas, y estar atento de la experiencia de sus pacientes a estos medicamentos (por extraños que
puedan parecerle al medico).
A Guide to Asperger Syndrome




Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here